PORTADA

0
2248

DIEGO DE LA PEÑA

Creó uno de los mejores desarrollos inmobiliarios de México y Latinoamérica, Bosques de Las Lomas. También importante infraestructura en Cancún, donde inició la historia de la hotelería. A sus 90 años, Diego de la Peña nos habla de sus grandes obras.

Diego, ¿Cuándo descubriste que eras OVEJA NEGRA?
Era yo tan terrible, que mi mamá me metió un año de interno en la academia militar en México. Así es que ya te imaginarás cómo era el terrible Agamenón.

-¿Cómo te describes en 3 adjetivos?
Gozo mucho de ser lo que soy; Disciplinado y Feliz.

-Diego, como uno de los grandes constructores del país ¿Cuáles han sido tus grandes obras?
Sin duda, el fraccionamiento Bosques de Las Lomas, que dicen que es lo mejor en urbanización de México y América Latina; asimismo, hice casi todas las urbanizaciones de Infonavit. Como constructor llegué a tener 1,500 empleados en mi empresa con la que hice grandes obras.

-¿Cómo llegas a Cancún a poner el primer hotel? 
Fue a través de uno de mis tíos, del que lleva su nombre una calle, José García de la Torre. Era hermano de mi madre, él me dijo que si quería hacer parte de la infraestructura de Cancún, si quería yo traer algunos tractores y maquinaria. Le dije, ‘mira, sí quiero, pero déjame hablar con Toño Enríquez Savignac, para que me garantice que hay chamba, no vaya a llegar con toda mi maquinaria y no tenga trabajo’. Hablé con Toño  y me dijo, ‘vente Diego, aquí te damos algunas obras importantes’. me vine a Cancún, y comencé a hacer obras de infraestructura.

-¿Qué te impulsó a construir el primer hotel, el Playa Blanca?
Me convencieron de que hiciera un hotel, aunque no tenía ni la menor idea de lo que era un hotel, y construí el Playa Blanca. Toño Enríquez me ayudó mucho, me consiguieron el financiamiento y así me inicié en el negocio de la hotelería con apenas 68 cuartos y 4 suites.

-¿Y cómo fue tu aventura en la parte hotelera?
Ya te imaginarás que tuve muchos desaciertos, porque no conocía yo ni madre de hotelería. Entonces comencé a traer gente relacionada a la hotelería, por ejemplo uno de los principales gerentes fue el arquitecto Jorge Trava, poco a poco fuimos repuntando, lo operamos bastante tiempo, como 10 años.

-Y en la parte de infraestructura, ¿De qué obras fuiste responsable en este destino?
Toda la avenida Bonampak la hice yo; parte de la Zona Hotelera también. Fonatur me dio bastante chamba, y estuve muy contento, porque en México ya se había acabado la época fuerte de la construcción. Entonces yo dije, ¿qué hago en México? Yo ya me voy a vivir a Cancún, y así sucedió hace poco más de 3 décadas. 

-A 55 años de la creación de este destino, ¿cuál es tu opinión de Cancún?
Batallamos mucho todos, pero creo que fue bastante acertado todo lo que hicimos entre todos los pioneros de Cancún, porque sacamos una ciudad de la nada, así comenzamos a hacer el destino más importante de México. Fue una época muy compleja, pero muy bonita.

-Y actualmente ¿cuál es el panorama que ves de Cancún?
Creo que nos hemos desfasado bastante, porque ya tenemos demasiadas casas, demasiada gente trabajando y está creciendo mucho la ciudad; es un problema serio.

-¿Hacia dónde crees que deba de ir este desarrollo?
No muy lejos, porque ya llegamos al límite en cuanto a construcción. Cancún estaba contemplado para tener 17 mil cuartos de hotel, y ahorita tiene ¡más de 35 mil! Entonces se desquició por todos lados, ya no cabe ni un cuarto más, más nada… 

-¿Qué crees que debería ocurrir, aunque ya estamos desfasados, para poder mantener cierto equilibrio?
No construir más, aquilatar lo que tenemos, progresarlo y que sea cada vez mejor.

-Como pionero, ¿qué piensas de la inseguridad?
La inseguridad está en todas partes, pero aquí en Cancún, ya te imaginarás. Creo que por ser una ciudad nueva y por lo que significa económicamente hay mucha inseguridad, pero la estamos controlando.

-¿Qué opinas de la promoción del Caribe Mexicano?
Es buena la promoción, todos los actores del sector turístico, lo hemos hecho bien, estuvimos muy orientados para construir un destino próspero y duradero.

-De la hotelería tradicional, a conceptos disruptivos  y exitosos. ¿Cómo ha sido tu experiencia?
Comencé con un hotel de hotelería tradicional con Playa Blanca; después hice Hacienda del Mar, en Puerto Juárez, y después inicié con los hoteles Desire sólo para adultos, el de Puerto Morelos, el de Los Cabos y el de Riviera Maya, que han sido un ¡exitazo bruto! 

-El desapego de Playa Blanca a Temptation…
El hotel viejo lo tumbamos, a marrazo limpio. Ya bajo nuestra firma Original Group transformamos nuestra primera propiedad en el concepto Temptation, también con presencia en Los Cabos y Dominicana, todos están casi al 100% de ocupación, con tarifas muy buenas, ya sabes en algunos se permite el desnudo, pero están muy bien controlados y son un productazo. 

-Has encontrado realmente los nichos de mercado importantes, que te ha permitido también una operación casi anualmente al 100% ¿Hacia dónde va Diego, más hoteles?
Ahorita terminamos uno en Punta Cana, pero ya toda la operación y todo el manejo de hoteles ya lo llevan mis hijos: Rodrigo, el director general; Patricia, es la Presidenta del Consejo;  y toda la palomilla está ahí metida, o sea que todos mis hijos están involucrados en la operación de los hoteles.

-¿Cuántas firmas y cuartos opera Original Group?
Tenemos las marcas Temptation y Desire, con +-500 cuartos.

-¿Cuál crees que ha sido la influencia que ha tenido nuestro destino Cancún con respecto al Caribe y a otros destinos turísticos del país?
Tú sabes que vamos en primer lugar. Llevamos la primacía de ocupación, de calidad y de todo. No te lo digo por mis hoteles, porque ya ves que hay tantos hoteles buenísimos ¡qué bárbaro!  que se han replicado en otros destinos dentro y fuera de México. 

-Original Group en la geografía internacional…
En el caso de Original Group abrimos el Temptation Miches Resort (con 382 suites) y Temptation Miches Grand Resort (114 suites) para un total de 496 nuevas habitaciones en República Dominicana, ahí de la mano del empresario dominicano Ángel García Berra. Fue una inversión alta, de aproximadamente de 120 millones de dólares.

DIEGO AL DESNUDO

-¿Qué te dejó personalmente la pandemia?
Fíjate que en lo personal, contraje COVID en un cumpleaños en Isla Mujeres. Me tronó dos días, y después todo perfecto. En lo general la pasé desapercibida. Cerramos temporalmente, pero abrimos pronto y siempre los tuvimos con buena ocupación. Esa fue la nobleza de nuestro destino y de nuestro sector. 

-Si hubiera una película que describiera tu vida, ¿cuál sería?
No te puedo decir porque no la he pensado, pero sería una película simplista.

-¿A qué le has dicho no?
Todos quieren que escriba yo un libro, pero todos los que han escrito libros me parecen horribles. Entonces a eso, a escribir un libro he dicho no. 

-¿Cuáles han sido los quiebres más fuertes de tu vida?
He tenido varios, pero todos relacionados con la familia. 

-Tu mayor acierto…
Mi familia,  la adoro y creo que he dado lomejor por mis hijos, porque todos son muy abusados, todos trabajan bien y los 8 son mis consentidos.

-¿Tienes algún complejo?
Que yo me acuerde, no.

-¿Algún trauma?
Tampoco

-¿Qué te da miedo?
Me da miedo algunas veces mi mujer (risas). 

-¿Te han trasquilado?
Hay algunos que me han transado en la vida, pero los he perdonado… Hay que saber perdonar también.

-¿Te gustaría trasquilar a alguien?
No, no va conmigo.

-¿Cuál es tu paraíso inventado?
Cancún.

-¿A qué lugar no regresarías jamás?
A la Ciudad de México. Para mí, ya es desastrosa, en primer lugar, porque ya me acostumbré a vivir aquí junto al mar, y en segundo porque me afecta mucho la altura.

¿Cómo vives tu sexualidad? 
¡Completa!

-¿Qué nunca falta en tu maleta?
Calzones nunca me faltan.

-¿Qué palabra te tatuarías simbólicamente?
Felicidad.

-¿Cuál es tu grosería favorita?
Chinga tu madre, jajaja.

-Si fuera tu última cena ¿Cuál sería tu menú?
Lo que más me gusta, son el comienzo con mis tequilas, y me gusta todo. Cualquier sopa, platillo o helado. 

-Si vieras a Dios por primera vez, ¿qué le dirías?
“Señor estoy muy agradecido por todo lo que me has dado en la vida”. 

-¿Qué te gustaría que dijera tu epitafio?
Aquí vivió Diego de la Peña, que en la vida.

-Y hoy te declaras OVEJA NEGRA por…
Por travieso, porque estoy contento de ser tal y como soy.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here