Inicio Manifiestos La provocación

La provocación

0
801

Todo lo que creemos, todo lo que pensamos, CASI TODO LO QUE DAMOS POR BUENO Y POR CIERTO, HAY QUE ACEPTAR QUE ALGÚN DÍA FUE ANATEMA, PECADOS ODIOSOS, PROPUESTAS INACEPTABLES, DESVARÍOS, LOCURAS… Eso INCLUYE LA DEMOCRACIA (que atentaba contra el derecho divino de los reyes), la religión católica (que proponía el dogma inaceptable de un solo Dios), y hasta pasatiempos tan apacibles como la lectura de libros no sagrados (prohibida por la Santa Inquisición).

Si de algo podemos estar seguros es que, dentro de mil años (quizás mucho menos), nuestras certezas habrán pasado de moda.

El filósofo Moscovici ha estudiado bien ese fenómeno: una oveja negra propone algo radical, los individuos lo rechazan (pero en secreto se sienten seducidos por la originalidad o justicia de la idea), el mensaje se extiende en el tejido social (fase latente, le dicen), y luego surge con fuerza inusitada: es la nueva verdad, hay un cambio de paradigma.

POR AHÍ PASARON LA DEMOCRACIA, LA RELIGIÓN CATÓLICA Y LOS LIBROS, PERO TAMBIÉN EL VOTO FEMENINO, LA IGUALDAD DE RAZAS, las preferencias sexuales y el derecho a decir (y a publicar) lo que se me dé la gana. POR ESO HAY QUE ESTAR PENDIENTE DE LAS OVEJAS NEGRAS. Provocar es su chamba.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here