Inicio Rebaño Fundador New York Times AMBER HEARD Y LA MUERTE DEL #METOO

AMBER HEARD Y LA MUERTE DEL #METOO

0
1557

Por: Michelle Goldherg

Hay ambigüedades en el sórdido conflicto entre los actores divorciados Johnny Depp y Amber Heard, pero algunas cosas quedan claras.

En 2018, el diario británico The Sun calificó a Depp como “golpeador de esposas”, y él demandó al periódico por difamación. (Probar la difamación es mucho más fácil en el Reino Unido que en EU, porque ahí la carga de la prueba recae en el demandado). Depp perdió el caso. Un juez, que evaluó 14 incidentes de supuestos abusos de Depp contra Heard, encontró que 12 de ellos habían ocurrido y concluyó que las palabras de The Sun eran “sustancialmente ciertas”.

Depp demandó a Heard en Virginia por 50 mdd, al decir que ella lo difamó cuando se describió, en un ensayo de opinión publicado por The Washington Post que no mencionaba a Depp, como “una figura pública que representa el abuso doméstico”.

Su caso pareció absurdo, pues incluso si Depp fuera totalmente inocente, el veredicto británico era bien conocido, y Heard se refería a lo que ella simbolizaba, no a lo que supuestamente padeció. (Ella lo contrademandó por 100 mdd).

Depp ganó de algún modo, y cabe esperar demandas similares contra otras mujeres que dicen haber sobrevivido a los abusos. El cantante Marilyn Manson ya entabló una demanda x difamación contra su exprometida Evan Rachel Wood, una de las varias mujeres que lo acusaron de violencia sexual. Sin embargo, Depp no necesita tener éxito en los tribunales para lograr sus objetivos. En un email (2016) a su antiguo agente, Christian Carino, Depp escribió que Heard estaba “pidiendo a ruegos una total humillación global”. Ahora ese juicio televisado dio lugar a una explosión de odio y burlas dirigidos contra ella.

La volátil actriz —quien en ocasiones se mostró violenta con Depp— está muy lejos de ser una víctima perfecta. Eso la convirtió en el objeto perfecto de una reacción al movimiento #MeToo. En internet, hay un nivel de acoso a escala industrial dirigido a Heard. En TikTok hay innumerables videos en los que se le ataca, como el de una marca de make up que participó en el tumulto anti-Heard, publicando un video para contradecir la descripción de su abogado sobre cómo cubría los moretones.

Mientras tanto, todas las plataformas parecen estar llenas de memes a favor de Depp. “¿Por qué parece que todo internet está del lado de Johnny Depp?”, dice un titular de Vice.

Pero incluso si se cree que Heard actuó de forma inexcusable, la idea de que ella fuera la principal agresora —contra un hombre + grande y con muchos + recursos-, desafía la lógica.

Cuando Depp testificó, las etiquetas #AmberTurd y #MePoo se dispararon en internet. Si Heard no es una psicópata, es la víctima de un verdadero y sádico golpe a su reputación.

Es evidente, hay mucha gente real que participa en el escándalo. Algunos de ellos admiradores obsesivos de Depp, que adoptan una fijación en las teorías acerca de que “los artistas varones a quienes admiran eran manipulados y torturados por parejas románticas femeninas menos famosas”.

Sin embargo, parece haber un frenesí misógino + amplio, propio del momento profundamente reaccionario que vivimos. “¡Va a querer descalabrarse contra la pared!”, escribió Depp en el correo electrónico a Carino. Parece que ya conocía a su público.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here