ALEX ZOZAYA

0
1649

Provoca, inspira, seduce y no tiene reparo en denunciar las atrocidades en contra de la industria en la que encontró su vocación y con la que ha roto paradigmas, el turismo. ALEX ZOZAYA, Mr. Shark, recién logró una transacción histórica: puso por las nubes la venta del modelo de negocio y el management de Apple Leisure Group a Hyatt por ¡2.7 BILLONES DE DÓLARES!. Avanza y abre puertas a la evolución… y a una nueva misión: crear el Santuario de Tiburones en Quintana Roo.

Alex, ¿cuándo descubriste que eras OVEJA NEGRA?
Desde que tengo uso de razón… Siempre he ido contra la corriente, siempre he roto las reglas, he sido rebelde. Yo fumaba a los 8 años, lo dejé a los 9, ¡de verdad! y fumaba además enfrente de mi mamá; me dejaban fumar hasta en la escuela, nada más que ¡me tenía que salir del salón!

– ¿Cómo describes a Alex en 3 adjetivos?
Apasionado, trabajador y buen amigo.

– La bomba, la adquisición de Apple Leisure Group por parte de Hyatt, donde fuiste pieza estratégica… ¿Qué significó para ti AMResorts Collection?
Una supersatisfacción, porque haber logrado en 20 años el crecimiento de la empresa a tal magnitud fue una gran labor y fue lo que le dio el valor a la empresa, no solamente en términos de generación de utilidades, sino sobre todo en valor estratégico para un player del tamaño global como es el caso de Hyatt.

-AMResorts Collection, ¿la niña bonita de Apple Leisure Group?
Efectivamente, fue la parte hotelera la que llevó este deal, aunque Apple Leisure Group con todas las unidades de negocios en su conjunto le representa una parte muy estratégica al negocio de Hyatt, que siendo una empresa 10 veces más grande que Apple en términos de hoteles (con 1,100 Vs. 107), en realidad en términos de leisure, de placer, duplicó su número de hoteles de este segmento, que dentro del turismo es el que más rápido se está recuperando, el de mayor crecimiento, el de mayor rentabilidad y el que vemos mucho más sostenible en el largo plazo.

-¿Qué compró Hyatt y a que valor?
La operación, de 2.7 billones de dólares, no incluyó ni un solo hotel, lo que incluye son las marcas (34,000 cuartos), la compañía de management, la distribución, el modelo de negocio y sobre todo el equipo ejecutivo, que es lo que más satisfacción me da.

– ¿Fue justo el precio?
Pues mira, yo estoy encantado porque no pensé que tan rápido, sobre todo después de la pandemia, íbamos a llegar a una valoración de ese tamaño. La verdad es que nuestra recuperación fue 180 grados en 14 meses y te podría decir que si nos hubiéramos esperado por la tendencia que tuvimos, probablemente se pudo haber vendido más caro en el futuro.

¿Qué le dio el valor?
El precio definitivamente es muy importante, es ponerle de una manera muy tangible el valor que hemos generado y un reconocimiento a nuestro trabajo, sobre todo porque no vendimos activos. Vendimos creación, vendimos innovación, y eso me llena de satisfacción. Y con todo respeto, los hoteles de Apple Leisure Group son mucho más rentables que los de Hyatt a pesar de ser una gran compañía.

La otra parte de la moneda, Hyatt…
Se pactó el precio en agosto, y se cerró la negociación en noviembre. Entre ambos meses, subimos 25% las utilidades. Entonces, Hyatt compró más barato de lo que ellos pensaron, y para nosotros la venta fue extraordinaria, y con esta adquisición Hyatt se vuelve el líder mundial en All Inclusive.

– ¿Cómo sostendrá Hyatt el modelo de negocio tan exitoso si prácticamente se ha especializado en el segmento de negocios?
Uff! Hyatt pagó efectivamente por nuestro modelo negocio, por el valor de nuestras marcas y por nuestra gente. No pagó por hoteles, no pagó por activos, por tanto no va a cambiar los elementos de éxito por los cuales acaba de pagar un dineral, se estaría dando un tiro en el pie. Afortunadamente todo el equipo ejecutivo de Apple Leisure Group permanece en sus puestos, se está comprando como una unidad de negocio independiente al resto de Hyatt.

– Alex, fuiste creador de todos los conceptos de AMResorts Collection… ¿cómo lograste en 2 décadas hacer este negocio tan exitoso?
Mira, no fui yo solo, se juntó un equipo de gente de confianza, sobre todo con muchas ganas, que se pudo contagiar de la idea y del crecimiento y del éxito, y lo logramos. Pero la realidad es que sí estuvimos muy bien enfocados, nunca pretendimos ser todo para todos, sino ser los mejores para algunos. Lanzamos un producto que si bien había otras modalidades, no había este nicho específico de hoteles todo incluido -sin llamarles todo incluido- de lujo y para el mercado norteamericano.

– La tendencia de la época…
Los productos que había en todo incluido eran mucho más orientados hacia el mercado europeo, no eran necesariamente productos de lujo y no tenían marcas con significado específico para el tipo de experiencia. Creo que desde el punto de vista marketing, y luego la adecuación de la operación, pudimos ejecutarlo mejor que nadie, de una forma que fue muy exitoso con el consumidor, fue muy rentable para los inversionistas, y por lo tanto se pudo multiplicar.

– ¿Cuál ha sido tu aprendizaje en todo este episodio de AMResorts Collection?
¡Muchísimas cosas! He aprendido que a lo que tienes que dedicarte siempre es a lo que más te gusta; que el dinero siempre llega como una consecuencia, jamás puede ser un objetivo, porque además nunca lo alcanzas, y que si haces las cosas bien, trabajas fuerte y tienes sentido común, buen gusto y pasión, no hay manera de que te vaya mal, y aunque no llegas a un precio “equis”, -que nunca me pasó por la mente-, habrá valido la pena el recorrido, que es lo más importante.

– ¿Los obstáculos con los que te topaste?
Con muchos, desde luego todas las crisis mundiales, desde el 11 de septiembre que se juntó con nuestra apertura -llevábamos 41 días de poner en operación la empresa-, la crisis económica en el 2008, el swain flu aquí en México (2009), y ahora el tema de la pandemia.

– ¿Cómo lo lograron?
El turismo es una industria muy resiliente y nuestro modelo de negocios verticalmente integrado con la distribución, siempre fue un vehículo todo terreno, y justo en periodos de crisis, fue cuando mostramos nuestra fortaleza y salimos siempre siempre mejor de lo que entramos.

– ¿Qué opinas de la hotelería mexicana?
¡Es extraordinaria! El ingrediente más importante, y por mucho, es la gente, y no es un cliché porque en realidad en México no se trata sólo de la amabilidad, sino del profesionalismo, y lo digo con todos mis socios extranjeros, las ganas con las que realmente la gente hace su trabajo, eso es muy único de México.

– México y su valor hotelero…
México es un mercado enorme, que permite que las inversiones que se hacen aquí sean rentables, y por lo tanto, la hotelería que hay es muy sofisticada, es de mucha calidad y para mi gusto, muy barata, tendríamos que cobrar mucho más.

– ¿Cuál crees que ha sido la contribución de Apple Leisure Group a la hotelería mexicana?
Yo creo que finalmente el lanzamiento de productos de lujo, donde invirtió sin miedo más de lo que se invertía convencionalmente, que empleó más gente de lo que se empleaba, y nunca voltear a ver los costos; siempre nos dictamos por ingresos, yo creo que eso fue de las cuestiones innovadoras.

-¿Y en lo personal?
Yo creo que una de las contribuciones en lo personal ha sido a volcar el mercado, a volcar la industria, a que la gente sea mucho más agresiva, a cobrar más, a invertir más y mejor en marketing y fijarnos menos en los costos; los costos la verdad es que es lo de menos y la gente paga por ellos.

– Y ahora ¿qué vas a hacer con Alex?, no nos imaginamos el turismo sin ti…
No, no, yo estaré relacionado con el turismo.

– ¿Y qué sigue?
La contratación de Alejandro Reynald como CEO hace poco más de 2 años, me permitió dedicarme a cosas más estratégicas, salirme un poco del día con día de la operación, pero la verdad es que esto lo llevo en la sangre, esto me apasiona. Voy a seguir en el turismo toda mi vida, esto es lo mío y me voy a morir haciendo esto, pero la gran diferencia es el enfoque.

– Tu misión…
A lo que le voy a dedicar más tiempo y más recursos en términos de mi disponibilidad de cada uno de mis días es a temas de filantropía, principalmente 2: a un orfanato que tenemos y hemos apoyado en Honduras, que alberga a 140 niños abandonados. Recién me eligieron chairman de esa organización y voy a entrar mucho más fuerte con objetivos muy claros y muy agresivos, para eventualmente replicarlo en más países.

– Y el otro…
Es aquí en Quintana Roo, que se llama Saving our Sharks, una organización para salvar a los tiburones y el entorno, que lleva años en Playa del Carmen de manera exitosa.

– ¿Cuál es tu participación?
Creamos actualmente la Saving our Sharks Foundation en EU para poder levantar dinero, de la cual soy el presidente, y la oficina estará en un hotel que estamos construyendo en Isla Mujeres, del cual soy inversionista.

– ¿Cuál es la intención?
Queremos rescatar todo el corredor como santuario de tiburones, desde Isla Mujeres hasta Chetumal, por el beneficio de los arrecifes y la fauna, particularmente los tiburones, y eso es una pasión a la que le dedico tiempo incansable, porque me fascina.

– Tu próximo concepto…
Secrets Impression Isla Mujeres, va a ser un gran gran producto, yo te diría de los mejores del país y de los mejores del Caribe.

– ¿Cuál es su concepto?
Es un hotel de 125 suites y va a estar muy ligado al environment, al medio ambiente, muy ecológico, pero además, va a ser sede de la fundación.

– Tu lugar predilecto de Quintana Roo…
Isla mujeres, ¡me fascina! Espectaculares atardeceres, no tiene sargazo, tiene una vibra de paz increíble…

GOBIERNO

-Tu opinión sobre las políticas públicas turísticas…
No hay tal. La política Federal que hay hoy no es turistica, es electoral. No hay una política implementada con acciones encaminadas a generar mayores inversiones turísticas, mayores empleos por turismo, mayor trafico de turistas ni mayor ingreso de divisas por turismo al país. Estas cosas se han dado en México a pesar de la falta de estas políticas, la falta de presupuesto federal para apoyar al turismo y la falta de apoyo en general al sector turismo.

– La actuación de la IP al respecto…
En el sector privado nos hemos rascado con nuestras propias uñas para salir adelante. Eso si, lo hemos hecho de forma unida y coordinada entre los inversionistas y las asociaciones, así como con algunos gobiernos estatales como es el caso de Quintana Roo.

– Tu opinión del Tren Maya…
El Tren Maya tal como plantea la teoría que expone el gobierno es algo deseable, un complemento a la oferta turística y un apoyo a las comunidades en el Sureste Mexicano. Es deseable pero NO a cualquier costo.

-¿En qué sentido?
El problema es que en realidad no es como se plantea. Primeramente y asumiendo que se termine y con la calidad anunciada, será siempre un pozo sin fondo, nunca será rentable y requerirá subsidios muy costosos durante toda la vida. Adicionalmente no traerá nuevos turistas ni tampoco hará que la estancia y el gasto promedio del turista se incremente como se presume. Los turistas no van a venir por 10 días en lugar de 7 porque ahora existe el Tren Maya. Vendrán los mismos 5 o 7 días, pero se intentará que resten sus días de playa y añadan días de ruta en el Tren Maya. Eso ni trae más turistas ni incrementa la derrama económica.

– ¿Cuáles crees que son los costos del Tren Maya?
Los 2 costos más importantes que tiene el Tren Maya para el país son: A) El que por designar el 100% de los recursos a la construcción del tren (que además no son ni remotamente suficientes) se dejó de invertir en promoción, relaciones públicas y manejo de crisis para México. El efecto de esto es un daño profundo y multi-anual en el que perdemos competitividad ante el mundo que sí ha decidido invertir en estos importantes conceptos.

– El “B”…
El daño a la naturaleza es irreversible. Lo que le han hecho a la selva, la fauna y a los recursos naturales. Estos daños nos pasarán factura por generaciones. Estaremos pagando por años después de que el Tren Maya haya dejado de funcionar por falta de subsidios.

– Los retos en la industria…
Además de lo anterior, tenemos el problema del sargazo en nuestras playas del Caribe Mexicano. Pero el crimen, la impunidad y la falta de seguridad para las comunidades turísticas y para los propios turistas son sin duda el reto más importante que tenemos.

– El riesgo…
Independientemente del buen producto que tengamos o la cercanía con el mercado más grande del mundo, si el tema de la inseguridad continúa avanzando la gente no vendrá a Mexico a ningún precio. Esta situación no solo no ha mejorado sino que ha empeorado significativamente en todo el país, pero especialmente en los destinos turísticos que están ya rebasados por la droga y por el crimen. Nunca habíamos estado peor. Siempre he sostenido que lo que va a matar al turismo en México no son ni los huracanes ni las pandemias sino la inseguridad y el crimen. Sin resolver este profundo tema, no habremos resuelto nada.

ALEX ZOZAYA AL DESNUDO

– Alex, ¿qué te dejó en lo personal la pandemia?
Mira, la pandemia fue un periodo súper importante. Creo que nos dejó una lección a todos, nos revalorizó, nos puso otra vez las prioridades y los valores en orden, tanto el amor a la naturaleza, el querer viajar, el querer vivir el momento, el estar presente en donde uno está presente, el querer tener más experiencias que cosas, el valorar pasar tiempo con la gente que quieres. Pero además, nos obligó a ser mucho más eficientes y mucho más creativos en nuestros negocios, en nuestras familias, en todas las actividades que hacemos.

– ¿Cómo viviste la pandemia?
Me construí mi oficina en una cabaña y como que empecé a valorar más el tiempo de estar conmigo en silencio, un poco más en paz y estar más tiempo solo con mi perro, con la naturaleza. Y esto me acercó también, aunque no los pudiera ver físicamente, a mi gente más cercana.

– Redes sociales…
Precisamente, a partir de la pandemia me salí de todas las redes sociales. No tengo Instagram, no tengo Facebook, no tengo Twitter. Me salí de todas las redes sociales para dedicarle más tiempo y más atención a la gente que quiero y que me quiere.

– ¿Qué película describiría tu vida?
A lo mejor El Graduado cuando me enamoré de mi maestra cuando tenía 11 años (risas), pero no, no puedo pensar en una película que realmente describa mi vida.

Alguna canción que desnude tu alma…
“Hoy Puede Ser Un Gran Día”, de Serrat, que es casi como para oír todas las mañana porque finalmente te pone en el hoy y en el presente.

– ¿Cuál crees que ha sido el suceso que más te ha pegado en tu vida?
Te puedo decir que el suceso, aunque conscientemente no lo recuerde vívidamente, seguramente fue la muerte de mi padre. Mi papá se murió cuando yo tenía 2 años y él 40. Yo creo que mucho de lo que soy hoy, es precisamente por la necesidad de volverme de alguna forma en el padre de la casa, y eso me obligó a superarme, a ser responsable. Sí, era rebelde, pero siempre estaba produciendo, trayendo cosas, agregando valor…

-Tu parteaguas…
Lo que me cambió el rumbo fue el terremoto del 85. Estudiaba Arquitectura y Diseño Gráfico y trabajaba en Televisa; tenía un grupo musical. Estaba orientado a la parte de producir una obra de teatro, a la artisteada y a mi carrera, en pero el quedarme sin casa por el terremoto, tuve que arrancar de nuevo y me dije, pues esta es una oportunidad para reinventarme. Me fui a vivir a Europa y ahí fue donde empecé con todo el tema de la hotelería. Ese fue un gran parteaguas en mi vida.

– Y ¿cuál crees que ha sido tu peor error?
He cometido muchísimos errores; siempre hay cosas, no haber pedido perdón a tiempo a haber lastimado a algunas personas, o lo mejor no haber capitalizado muchos de los consejos por tener prisa en la vida y no haberme detenido lo suficiente a oler las flores en el camino…

– ¿Cuál es tu trauma?
Pues no sé… la industria de los cruceros. Lo que contaminan, que no pagan impuestos, que no generan empleo y sin embargo aquí siguen…

– ¿Tu fobia?
También los cruceros (risas)… Al dentista (risas). Nada más oigo el zumbido y ya me duele…

– ¿Tu miedo?
Miedo al fracaso, miedo a ser rechazado; yo creo que por eso le echo ganas para que las cosas me salgan bien y fracase menos.

– ¿Tu complejo?
No te puedo decir que tenga algún complejo; ni de superioridad ni de inferioridad… a lo mejor que veo el potencial que tenemos los mexicanos y que pocos destacan a nivel globaL.

– ¿Tu frustración?
Soy un arquitecto frustrado… Me fascina la arquitectura, y sin duda de no haber sido hotelero hubiera sido arquitecto.

– Y a propósito de hotelería, ¿qué hotel de la firma de AMResorts Collection te gustaría ser?
Sin duda un Zöetry, que quiere decir “el arte de la vida”… un lujo bien entendido, sin pretensiones.

– Como hotelero ¿qué tendrás que confesar?
Tal vez que en el pasado y antes de la pandemia, la falta de unión y la falta de intereses comunes. Yo creo que en muchos de los foros y asociaciones que participamos de diferentes tipos, nacionales, regionales muchos de nosotros estamos viendo por nuestros intereses y los intereses propios de nuestra empresa.

– ¿Tu vicio público y tu virtud privada?
Mi vicio público, soy workaholic… Y mi virtud privada, yo creo que la capacidad de disfrutar y estar presente en cada momento, por eso saco provecho, por eso aprendo rápido y por eso salen bien las cosas.

– ¿Qué parte de ti te gusta más, físicamente?
No sé, te diría que los pies…. porque corro, corro mucho… Y a lo mejor cuando era niño las orejas, porque las tenía muy chiquitas… jajaja

– ¿Te han trasquilado?
No, no, no, no, la lana nunca me la han quitado nunca… Me han trasquilado los sentimientos. Te digo, soy muy apasionado, desde niño muy enamorado, y por supuesto que me han partido el corazón varias veces.

– ¿Te gustaría trasquilar a alguien?
A lo mejor al gobierno, de los impuestos para que se inviertan verdaderamente en favor de la gente y de lo que realmente es prioritario.

– ¿A qué lugar no regresarías?
Al crucero de Disney; es la única y última vez que me subo a un crucero; pero particularmente al de Disney, ¡nunca jamás!

– ¿Qué es lo más valiente que has hecho?
El tomar la decisión de quemar las barcas, salir de mi comfort zone y arrancar todo de nuevo: país nuevo, empresa nueva, vida nueva, ser papá por primera vez, ese parteaguas de decir una, dos tres… implicó un riesgo muy importante, creo que esa fue una decisión valiente.

– ¿Cuáles son tus placeres culposos?
El vino, que me fascina, y a lo mejor tomo más de lo que debería, pero pues es uno de los placeres de la vida y además la vida es muy corta para tomar mal vino y más a raíz de la pandemia. Y otro placer culposo es cuando estoy abajo del mar; se me olvida todo, soy francamente un irresponsable.

– ¿Cómo vives tu sexualidad?
Lo más activo que puedo, que es mucho menos de lo que quiero.

– ¿Qué palabra te tatuarías?
Pasión.

– ¿Cuál es tu grosería favorita?
“Puta madre”; sí, probablemente esa… jajaja

– Si fueras un tiburón, ¿qué tipo serías?
Probablemente sería un tiburón toro, y no porque es agresivo como todo mundo piensa; pero es el que tiene más testosterona y más adrenalina… es el más inquieto e impredecible.

– Si te encontraras con Dios por primera vez, ¿qué le dirías?
Primero, me sorprendería muchísimo. Yo creo que le diría “gracias”.

-¿Cuál sería el menú de tu última cena?
Te podría decir y sí suena muy pretencioso, pero habría caviar, me encanta; un aguachile de camarón y un pescado a la sal. Y de postre un mousse, un cheesecake o un helado de avellana y nutella. Un café expreso, y los vinos ¡uf!, un Château Cheval Blancque.

– ¿Qué te gustaría que dijera tu epitafio?
No sé con qué palabras exactamente, pero me gustaría que dijera que fui tan afortunado de vivir la vida exactamente como se me daba la gana y haberla vivido como siempre quise.

– Y finalmente hoy te declaras OVEJA NEGRA porque…
Sigo con mi rebeldía interior en la eterna búsqueda de caminos alternativos, sin ir por las reglas…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here