Inicio Las Entrevistas Paloma Herrero

Paloma Herrero

0
1837

Paloma Herrero sí tiene memoria, aunque muchos pioneros como ella NO. Claro, porque es un referente en la vida comercial, turística y cultural de Cancún, siendo una figura pionera en cada una de estas ramas, significativas en la conformación del destino + importante de México, y en todas ha tenido una brillante actuación. Este mes cumple 20 años labrando un movimiento cultural que lleva en su ADN, cuya numerología asombra: + de 2,000 espectáculos de clase mundial y popular con un aforo de casi un millón de espectadores… y admirablemente, casi sin presupuesto.

-¿Cuándo descubriste que eras oveja negra?

Si podemos llamar Oveja Negra al que no va siempre en un camino trazado, entonces todos en mi familia somos Ovejas Negras. Nadie ha seguido lo que se espera que hiciéramos; hemos hecho lo se necesitaba hacer por la senda correcta y hemos roto esquemas, empezando por mi mamá

-Paloma en 3 palabras

Responsable, Comprometida, Congruente.

-Pionera pionera de Cancún, desde hace 45 años. La primera modelo…

Ese honor la tiene otra persona. Sin embargo, ciertamente lo hice por necesidad, porque HACE 45 AÑOS HABÍA QUE HACERLE DE TODO porque no había quién lo hiciera

-Turistera

Un trabajo que amo profundamente, me apasionó y me sigue apasionando.

-Hace 20 años, la vida te levantó el telón a la teatralidad…

El arquitecto Miguel Quintana en un acto de inocencia total de su parte, y de IRRESPONSABILIDAD UN POCO DE LA MÍA, me invita a formar parte del grupo que iba abrir el teatro. No me resistí en ser pionera una vez más en algo, y dije ok vamos al teatro.

-La referencia de tu madre en ese ámbito, ¿llenar los zapatos?

No le llamaría “llenar los zapatos”, si no aprender el enorme trabajo que hizo mi madre y en el marco del ambiente cultural de Yucatán. Mi madre dirigió casi todos los teatros, y trabajó en la parte administrativa y operativa, y una en la que yo no hago ni haré nunca, era una excelente actriz.

-Las tablas

Crecí en un teatro, tomando libretos teatrales desde la cocina de la casa porque mi mamá tenía ensayos. Es un mundo en el que estoy inmersa de toda la vida y que me enseñó también mucho viendo en mi madre, que una mujer puede realizarse personal y profesionalmente y tener una familia, porque en medio de todo eso Doña Graciela tenía 10 hijos.

-¿Cuáles fueron los obstáculos que se te presentaron con todo y drama?

Ciertamente no fuimos los primeros en traer obras a Cancún; hubo esfuerzos importantes anteriores y muy serios que reconozco y admiro. Pero éramos el primer recinto completo y construido para tal efecto. Muchos empresarios de teatro habían fracasado en sus inversiones en Cancún. De hecho Rubén Lara es quien me mueve el tapete con una declaración: “Cancún es la tumba de los empresarios teatrales”. Y ahí me apliqué.

-Tus lágrimas y risas…

Con la experiencia que me pasó mi mamá, con la experiencia que yo viví cerca de un teatro, con los años de vivir en Cancún y conocer mi ciudad, dije “y si nos movemos por acá, y si ponemos publicidad por aquí”, y además con 3 pesos porque no teníamos presupuesto, de alguna manera eso me fue llevando a poder ofrecer una oferta variada de entretenimiento… y ya con risas…

-¿Cuántas obras?

Hemos tenido funciones arriba de las 2,000. Calculando por cada espectáculo un aforo conservador de 500 por función, hablamos de alrededor de más de 1 000,000, independientemente del primer espectáculo Voces y danzas de México, donde llegamos a recibir a más de 10,000 niños para conocer la gran riqueza de nuestro país.

-A 50 años Paloma, ¿Cancún tiene el quehacer cultural?

Creo que tiene muy buenas y muy sólidas incursiones en el teatro, en la música y en el canto. Sin embargo, SÍ SIENTO QUE HACE FALTA APOYO, porque los artistas no pueden solventar solos lo que significa hacer una presentación.

-El reto

Hay otro tema. Hay que trabajar mucho en la creación de público, porque la creación de público en 50 años no lo logras, es muy poco tiempo en una ciudad que cambia constantemente porque mucha gente va y viene, pero creo que vamos en el camino correcto. Cuando el teatro se abrió teníamos entre 200 a 300 espectadores por función. Hoy tenemos teatro lleno y esperando, PERO CADA VEZ HAY MÁS GENTE INTERESADA, Y LO QUE MÁS GUSTO ME DA, CADA VEZ MÁS GENTE JOVEN.

-¿Cuál es la obra que te carcomió el alma en estas 2 décadas?

El monólogo Yo soy mi propia esposa, del gran actor Héctor Bonilla, fue un gran privilegio recibirlo; un teatro serio, profundo, con mucho contenido. No puedo olvidar tampoco a mi queridísima amiga y gran actriz, Margarita Gralia o Silvia Pasquel esas sí son artistas que se han formado arriba de un escenario y ahí van a darlo todo.

-Paloma ¿Cuál ha sido la mejor obra de tu vida?

Va a sonar muy trillado, pero la mejor obra de mi vida ES MI FAMILIA. Creo que Enrique y yo hemos logrado conjuntar una familia en la que trabajamos los 2, Y LOGRAMOS IMPRIMIR A NUESTROS HIJOS VALORES IMPORTANTES DE TRABAJO Y QUE SEAN PERSONAS QUE PUEDAN TRANSITAR EN LA VIDA CON LA FRENTE EN ALTO.

-¿Cuál ha sido la peor obra de tu vida?

Espero que no todavía no haya todavía dado la peor obra de mi vida, PERO HE SIDO MUY DIFÍCIL VIVIR LEJOS DE MIS HERMANAS, A LAS QUE QUIERO MUCHO, Y LA DE VIVIR LEJOS DE MIS PADRES DURANTE MUCHOS AÑOS que Dios me los concedió, pero me siento muy satisfecha. Cancún me ha dado muchísimo y desde el teatro estoy tratando de devolverle algo, y hasta este momento el balance de mi vida, soy una persona contenta.

-¿Cómo se llamaría la obra de tu vida?

NO TENGO AMNESIA

-En 45 años, has vivido de todo, ¿Crees que Cancún ha reconocido las aportaciones de gente como tú?

No espero que nadie reconozca mis aportaciones, más que las personas que me hacen el favor de pagarme mi salario. Pero, por el otro lado, creo que cuando haces las cosas de corazón, de cara a la gente, con buena intención, siempre hay el reconocimiento.

-Como pionera ¿qué debes confesar?

Que no tuve la visión -y no le di la importancia- de documentar los primeros años de Cancún. Viví cosas que hoy en día cuando lo platicas no lo creen. ¡No tengo ni una sola foto para la historia!

-¿Qué extrañas de ese Cancún?

La solidaridad, y que los que los que transitábamos por el precioso Bulevar Kukulcán no teníamos tanta prisa. Yo creo que tener el privilegio de transitar diariamente y no darte el tiempo de voltear y ver y gozar el lugar donde vives es inconfesable. No la disfrutas porque la tienes aquí y vas demasiado rápido, tocando el claxón, aventando la lámina….

-Y ¿qué te gusta del Cancún de hoy?

Te voy hablar como ama de casa, ¡ya tenemos mucho más opciones para hacer la compra! No era fácil antes; teníamos que ir a Valladolid o algún pueblito por jitomates y cebollas, porque no había, esa parte era muy complicada. Sin embargo, he disfrutado cada etapa de Cancún; todo es aprendizaje y todo debe ser para mejorar.

-Si te dieran a escoger un personaje de Cancún, ¿a quién reconocerías?

Hay muchísimas personas, pero como Paloma a mis diferentes guías, he sido muy bendecida en ese sentido. Aprendí enormemente del gran Carlos Millet, del gran hotelero Gustavo Arce, de mi primo el turistero Fernando Barbachano, a la divertidisima y mega profesional Cayetana de Regil, y finalmente en el teatro, a Miguel. Todos me han dado grandes enseñanzas.

-¿Y los personaje non gratos?

Cualquier político -y hay muchos lamentablemente-, quienes se han aprovechado de las bondades y de la gran riqueza de Quintana Roo, “yo me agarro esta pizcachita”, “este terrenito”, “yo suelto un permiso para que esta playa sí pueda ser usada” aunque no corresponda al uso de suelo, esa parte de cada uno de ellos es la non grata PARA LOS CANCUNENSES QUE SÍ TENEMOS MEMORIA.

-¿Cancún tiene en verdad memoria? A veces parece que tiene Alzheimer…

Cancún es una ciudad en la que mucha gente pierde la memoria, ¿en qué sentido lo digo? Habemos personas que llegamos a trabajar, buscando una mejor calidad de vida al experimento del destino, y pasado algunos años ¡oh! resulta que te la vuelves a encontrar y te dice que cuando vino ya traía un bagaje económico, y tú dices “¡no es cierto, yo te vi, te conocí!

-Entonces, Cancún no tiene memoria…

Pero ¡Paloma sí! Y no es para juzgar sino PARA PONER LAS COSAS EN SU JUSTA DIMENSIÓN. Qué bueno que llegaste sin nada y lograste hacer mucho pero… Hay gente como Abelardo Vara que llegó sin nada, y cuenta su historia tal cual; yo lo admiro y lo respeto mucho porque su trabajo, inteligencia y creatividad lo han llevado hoy día a ser un hotelero muy reconocido.

-PALOMA, ¿TE HAN TRASQUILADO?

MÁS DE UNA VEZ, PERO AFORTUNADAMENTE EL PELAJE ¡VUELVE A CRECER!

-Y a ti ¿te gustaría trasquilar a alguien? ¿A quién?

A quien no pone orden en el transporte público. Cancún merece que alguien se plante bien y que olvidándose de los compromisos políticos -que supongo son la excusa-, deja que ocurra este desastre.

-Tu complejo…

Mi área de oportunidad -como se dice ahora- para 2020 es ser una persona con disciplina y constancia para hacer ejercicio. Simplemente ¡no puedo!

-Tu grosería favorita…

¡Joder!

-Frase para tu epitafio

“Trabajó para ser una buena hermana, una buena hija, una buena madre y la esposa que merecía su compañero”.

-Hoy te confiesas Oveja Negra porque…

Porque nadie me dijo que había Ovejas Blancas, porque me ha encantado saltarme LAS TRANCAS Y CUANDO LO HAGO SIEMPRE LAS SALTO BUSCANDO EL BIEN…

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here